Te repites más que el ajo

Vaya al Contenido

Te repites más que el ajo

Soni2 Musicales
Publicado de Maestro en Lenguaje musical · 17 Octubre 2022
En la música, la repetición es un recurso tan habitual que es difícil encontrar alguna pieza o partitura donde no se repita alguna parte, o incluso toda ella. Los compositores, en lugar de escribir dos veces lo mismo, utilizan unos signos que ahorran tiempo, papel y tinta. Además, a la hora de interpretar una partitura, cuantas menos hojas tengamos que estar pasando, mucho mejor.

Pero, ¿por qué repiten las melodías? La respuesta es muy sencilla y esto lo saben muy bien todos los compositores y productores de cualquier género: Las medlodías y canciones más exitosas y pegadizas son precisamente aquellas que se graban en nuestra memoria, y se vuelven familiares y previsibles. Esto requiere que ciertos elementos se repitan a lo largo de toda la obra.

A continuación, os voy a explicar los distintos recursos que utilizan los compositores para escribir repeticiones en partituras, sin necesidad de escribir dos veces lo mismo:

1. La doble barra con puntillos: es como la doble barra final pero con dos puntos situados a la izquierda, encima y debajo de la 3ª línea del pentagrama. Habitualmente se coloca en el último compás de la partitura a fin de repetirlo todo (de principio a fin).

     
                                                                   
Pero si la repetición no es desde el principio, es necesario añadir otra barra de repetición, pero con los puntos ubicados a la derecha. En este caso, se repetirán solo los compases situados entre ambas barras.

                                                                                                                                                             
2. Las casillas de repetición:  se escriben junto a la doble barra con puntillos y se usan solo cuando cambia el final de una melodía. Se trata de rectángulos abiertos por abajo que se colocan encima del pentagrama, con un número situado en su interior (1 ó 2). La 1ª vez que se ejecuta la melodía se interpretará hasta la casilla 1, al repetir omitiremos la casilla 1 y saltaremos a la 2; y continuaríamos con el resto de la pieza, si lo hubiera.


                      
3. Da Capo al fine (D.C. al Fine): Se coloca al final de la partitura y nos indica que debemos comenzar de nuevo la pieza y acabar en el compás donde se encuentre la palabra Fin o Fine. Lógicamente, la primera vez que pasemos por este compás deberemos ignorarlo; solo debemos hacerle caso cuando estemos haciendo la repetición que nos indica el Da Capo.

                                                                      
4. Dal Segno al fine (D.S. al Fine):   la función de este signo de repetición  es  muy
similar al "Da Capo", la única diferencia está en que en lugar de repetir desde el principio, lo haremos desde el segno (signo). En definitiva, este signo nos permite realizar la repetición desde un compás concreto de la partitura y continuar hasta el final de la misma.





Regreso al contenido